Las salas

viernes, 6 de julio de 2018

Missing (1982). Costa-Gavras


Cuando Charlie Horman, un joven e idealista periodista norteamericano, desaparece de su domicilio en Chile tras el golpe de Estado del general Augusto Pinochet, su padre (Jack Lemmon) y su mujer (Sissy Spacek) decidirán buscarlo, cueste lo que cueste. Durante la búsqueda tendrán que darse cuenta, que, por alguna razón, la embajada norteamericana no está dispuesta a ayudar en su búsqueda como deberían.

Con una concreción que huye tanto del panfleto como de la poesía, Costa-Gavras sigue fielmente el desarrollo de la encuesta. Como si de una película de ficción se tratara. Pero no lo es. La presencia en Cannes de los auténticos protagonistas de la tragedia avala la veracidad del filme, aunque éste haya querido, por otra parte, ampliarse a otros casos: no se habla concretamente de Chile, no se citan los nombres verdaderos, en función, dice, de la seguridad de los supervivientes y de la propia película.No hay forma de ocultarlos, sin embargo. La realidad del Chile actual se hace reconocible en la película; la identidad de la víctima, también. No en vano su padre fue un hombre influyente, cuyos privilegios formaban parte de lo que Estados Unidos decía defender en Latinoamérica. Así lo explica el embajador: "No podemos tenerlo todo: o nuestros intereses, o nuestros ideales. Si entran en conflicto, hay que poner los intereses en primer lugar". (Diego Galán en El País)

Los primeros 30 minutos de Desaparecido son impresionantes y con un realismo tremendo se retrata con precisión como fueron los primeros días de la dictadura de Pinochet. (Hugo Zapata)

Si '' Missing '' fuera solo un inventario de los detalles de la vida y desaparición de Charles, no tendría el tremendo impacto emocional que tiene. Sin embargo, el Sr. Lemmon y la Srta. Spacek son excelentes, y su creciente respeto y cariño mutuo a medida que se desarrolla la historia le da a "Missing" una realidad agonizante. (Vincent Canby en The New York Times)

Costa-Gavras filma los días posteriores al golpe de Estado, acentuadas por el sonido de las ametralladoras y el toque de queda impuesto por los militares. Si los días son de pesadilla, las noches lo son más. No se puede tomar un taxi o un autobús más allá de un cierto tiempo. Imposible permanecer en la calle bajo pena de ser ejecutado. Las escenas de horror, llevadas por la música sintética de Vangelis, casi evocarían el cine de Georges Franju (el caballo blanco galopando en las calles, perseguido por los soldados). El cineasta no muestra los cadáveres frontalmente (excepto en la escena de la morgue), sino que los filma como parte integral de la decoración. Así todos los días. (Nicolas Didier en Télérama)

Lo fundamental de esta película es la historia que tiene detrás, una historia que avanza al mismo ritmo que los acontecimientos que asolaron Chile. El personaje de Jack Lemmon cumple esa máxima de que para que un personaje valga la pena tiene que cambiar y tiene que apreciarse ese cambio. La pelí­cula es apasionante precisamente por ello, por la transformación de ese personaje de clase media alta, votante (seguramente) republicano, al que le sale un hijo bohemio y rojillo. La tirantez entre Spacek (su nuera) y Lemmon va relajándose a medida que Lemmon se da cuenta de que aquello que él consideraba impensable ha ocurrido. (Raúl Fabelo en McGuffin007)

Costa-Gavras se mantiene fiel a su concepción del cine de intervención y denuncia, que adopta la efectividad del thriller para entregar información desconocida para el público en general. El estilo de este film-dossier es sobrio, pero permite algunas imágenes alegóricas, como este caballo blanco perdido en las calles de Santiago o la pila de cadáveres de pesadilla en los sótanos de un hospital. Missing captura con intensidad la atmósfera de miedo que se apodera de Santiago bajo el toque de queda, surcado por las tropas de Pinochet. (Olivier Père)

Esta película podría haber sido realmente poderosa, si hubiera podido salir de su propio camino. (Roger Ebert)

Una historia que podría haber provocado una intensa lamentación en 60 minutos se extiende a 122 minutos de héroes furiosos y villanos que ronronean sus oleaginosas disculpas. Spacek y Lemmon, una atractiva y agridulce pareja, se hunden en el pantano de las buenas intenciones. (Richard Corliss en Time)


El primer film hollywoodiense de Costa-Gavras se basó en un libro de Thomas Hauser sobre la desaparición de un ciudadano norteamericano, asesinado por los esbirros de Pinochet tras su golpe de estado. El proceso de concienciación del padre de este personaje está narrado en un estilo inflamado y algo tendente al guiño fácil. (Fotogramas)

Película estrenada en España el 27 de septiembre de 1982.

Título español: Desaparecido.

Reparto: Jack Lemmon, Sissy Spacek, Melanie Mayron, John Shea, Charles Cioffi, David Clennon, Richard Venture, Janice Rule.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario